MÉTASE EN SU VIDA, OIGA! (Aviso: hoy estoy enfadadísima)

Hoy estoy que trino… Tengo preparada otra entrada sobre utensilios básicos de repostería que pensaba publicar hoy, pero me acaba de contar algo mi hermana y no me ha quedado otra que ponerme a teclear, a ver si desfogo un poco el cabreo que llevo…

Resulta que mi hermana Elia es una mega crack, todos mis hermanos lo son y vaya eso por delante, pero ella llevaba una temporada en la que su vida se había convertido en toda una carrera de obstáculos y los ha salvado todos con una fortaleza y un arrojo que para mí quisiera. El caso es que ahora tiene un buen puesto de trabajo donde se codea con gente acostumbrada a ganar mucho dinero y ayer le soltaron que estaba explotando a su hija mayor por ayudarla con los peques y que si en vez de coche tenía un minibus. Mira, mira… es que lo escribo y parezco un dragón echando humo por la nariz…

Pero a ver pedazo de gilipollas alcornoque… Para empezar tiene 4 hijos, no 20 y desde cuándo que un hermano ayude a otro es explotación???? Porque yo soy la mayor de 7, lo mío debe ser ya caso de esclavitud lo menos…

Y es que volvemos al tema estrella entre las madres de familias numerosas ¿Qué pasa con el respeto a la opción menos convencional que es la de tener dos hijos a lo sumo? Bueno, a ver, qué pasa en general con el RESPETO??? Tenemos que aguantar preguntas como si todos han sido buscados (no señora, mis hijos son errores de planificación, no te fastidia?????), hay que aguantar miraditas reprobatorias, que cuenten niños a nuestro lado como si fueran una camada de perros o una atracción turística y hasta broncas echándonos en cara el traer niños a este mundo de locos…

Pero lo que ya me ha rematado ha sido eso de la explotación… de verdad ¿en qué mundo vivimos?

A mí se me cae literalmente la baba cuando veo a mi mayor ayudando al pequeño a abotonarse la chaqueta, cuando Marc le pregunta a Juan Pablo si la palabra que ha escrito tiene todas las letras o cuando pido algo porque tengo a mi bebita en brazos y salen todos corriendo a ver quién me lo acerca antes. Eso es educativo, con esos pequeños gestos los estamos haciendo serviciales, generosos, responsables. Se crean vínculos entre ellos porque hoy se abotonan las chaquetas, mañana se ayudarán con los deberes, pasado compartirán sus penas con sus primeros amores y de adultos se tendrán para todo. Eso es lo que yo he vivido y os puedo asegurar que jamás me he sentido explotada (bueno, cuando todas mis hermanas saqueaban mi armario, me sentía explotada… afú que época aquella…)

Supongo que es un tema de sobreprotección, hoy parece que a los niños hay que tenerlos siempre contentos y entretenidos, que no derramen ni una lágrima, que no tengan una sola prohibición y por supuesto ni una sola responsabilidad. Pues yo disiento, ahora son niños, pero mañana serán adultos que van a pasar por la vida con muchas prohibiciones, con muchas frustraciones y responsabilidades, si no los vamos entrenando ¿qué va a ser de ellos?

Por eso siempre se ha dicho que la escuela de la vida es la familia y, si bien la lucha por sacar adelante a una numerosa es obviamente más dura que una menos numerosa (por una cuestión proporcional, no por nada más), también es cierto que son muchos más hombros sobre los que llorar, más cuellos que abrazar y más manos que sostener.

Explotar a un niño es tenerlo tan ahogado de extraescolares que no tenga tiempo de hacerse un rosquito en el sofá y quedarse dormido antes de cenar de puro cansancio, explotarlo es transmitirle que el mundo es un lugar maravilloso dónde todos le adoran y nada cuesta ningún esfuerzo porque con chasquear los dedos tiene lo que desea, explotarlo es correr como una posesa cuando se ha dejado la mochila después de haberle repetido unas mil veces que no se la dejara, explotarlo es transmitirle que es taaaaaan estupendísimo que si el profe le riñe no pasa nada porque ya irá mami a montarle un pollo por haberse atrevido a regañarlo. Eso es explotación porque es privarle de la libertad de equivocarse, de la libertad de responsabilizarse y de la libertad de crear a partir del aburrimiento.

Llegados a este punto ya se me ha pasado el cabreo con el que inicié el post, así que misión cumplida.

Y a todas esas personas que opinan, juzgan y censuran ya sea por tener muchos hijos, por tener pocos, por no tener, por tenerlos demasiado seguidos o demasiado espaciados, un consejito así dicho con cariño: MÉTANSE EN SU VIDA, que al fin y al cabo es con la que tienen que apechugar. Gracias.

 

 

4 Comentarios en MÉTASE EN SU VIDA, OIGA! (Aviso: hoy estoy enfadadísima)

  1. Sara Mehrgut
    05/05/2017 at 13:06 (3 semanas ago)

    Olé olé y olé

    Responder
  2. Maria
    05/05/2017 at 14:00 (3 semanas ago)

    Lorena, felicitats!molt ben escrit!!

    Responder
  3. Marta
    05/05/2017 at 18:56 (3 semanas ago)

    Tienes toda la razón! Estamos creando pequeños inútiles!

    Responder
  4. AGNES
    05/05/2017 at 20:13 (3 semanas ago)

    Muy acertado, hijos con responsabilidades, les sube la autoestima y les hace más felices.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *