ME RINDO!

¿He sonado con el título muy derrotista? Un poco sí, yo creo… pero es la frase que últimamente más me repito y que creo que expresa bien el momento vital en el que estoy. Julio suele ser un mes caótico, los niños tienen vacaciones pero aún van al “Summer Camp” organizado por el cole, los horarios son los mismos pero las actividades mucho más relajadas, mi marido ya está de vacaciones con lo que pasamos mucho más tiempo juntos aunque yo siga con mis horarios de trabajo… peeeero este año es muy diferente.

¿Os acordáis que a principio de año os expliqué que la noticia de mi embarazo había llegado a la vez que otra sobre mi salud y que en unos meses me tocaría volver a pasar por quirófano? Bueno, pues quizás si no os explico un poquito más, no vais a entender lo que quiero transmitir. No os voy a explicar toda mi vida que no quiero aburrir hasta a las ovejas, pero en este punto del embarazo habiendo entrado en el tercer trimestre, al barrigón y al calor, tengo que añadir un dolor sordo y constante en mi cadera donde llevo una prótesis que me han de cambiar. Mi pierna derecha es pura arquitectura de arriba a abajo, reconstruida y recosida muchas veces, pero a la pobre le he dado tanta caña que se me queja y ha escogido este momento de mi vida para hacerlo en voz alta y clara. Si me siento, se queja, si camino, se queja, si estoy parada, se queja, es una puñetera plañidera desconsolada y a mi me tiene desquiciadica…

Y eso que provoca? pues que mi cabeza vaya a un ritmo que el resto de mi cuerpo no es capaz de seguir, así que hemos estado en guerra hasta que la cabeza se ha rendido, ha sacado la banderita blanca y ha aceptado que si no se puede, no se puede…

¿Eso en qué se traduce? En renuncia y en aceptación. Qué difícil para el orgullo de una ¿verdad? Renuncia a ir por delante, a sacar adelante todos los planes, proyectos y metas para priorizar sólo lo imprescindible, a postergar planes ilusionantes y a practicar el noble deporte del decir no. Y aceptación, lo más difícil. Aceptar que se tienen limitaciones, que no se puede hacer todo ni todo lo bien que sabes que lo harías en otras circunstancias, en fin, que ayudar es un arte pero dejar que te ayuden es casi casi un acto heroico.

Y el blog no es una excepción. Creo que cuando se comparte algo sincero, como trato de hacer en este espacio, esa honestidad debe verse reflejada en el contenido. Los posts de relleno se notan, no tienen alma detrás, no explican nada de su autora y no quiero llegar a eso. Por eso este parón. He dejado de hacer todo aquello que conlleva un esfuerzo físico que ahora no me puedo permitir. Guardo fuerzas con celo para estar dónde se me necesita sí o sí. El resto va a tener que esperar.

Por eso he dejado de cocinar, así que no voy a subir recetas que no he hecho y creedme, estar de pie tanto rato es un lujo que ahora no me permito ¿Moda? Entre que parezco un tonel y que recorrerme Zara es como si participara en una maratón, no me siento capaz de daros un consejo porque entre otras cosas, esta temporada no he visto nada que me llame la atención salvo el valor que le echan muchas saliendo a la calle con un top y un short que emulan al bikini más escueto. Eso es combatir el calor y lo demás tontería…

Lo que sí estoy haciendo son cestas como churros, en breve os enseñaré alguna que en principio para coser y pintar solo necesito las manos y una silla… 😉

Es algo pasajero, una no deja de ser como es y yo no paro quieta ni dormida, pero quería dejar este pensamiento aquí reflejado para recordarme que a veces bajar el ritmo y ser sincera con una misma tiene más valor para la vida que enfundarse el traje de superwoman. Yo me lo he quitado (tampoco es que me quepa con el barrigón que me gasto) pero volveré, porque mientras no falte ilusión y verborrea, aquí estaremos!

No es una despedida, solo es una explicación a este parón, me sentía en deuda con todas después del cariño y la respuesta altísima con la que correspondisteis al sorteo y os lo debía.

Un beso fuerte y ánimo con estos calores infernales!!!! Os dejo una escena de la película Los Increíbles. Creo que refleja muy bien esa sensación de querer y no poder!

 

 

2 Comentarios en ME RINDO!

  1. Pili
    14/07/2016 at 11:11 (3 años ago)

    Ay…. Lorena, las que te conocemoa bien, sabemos que eres un culito inquieto, por suerte ya queda menos para que nazca la pequeña, y poco a poco irás volviendo a tu rutina habitual. Descansa mucho y déjate mimar por los hombres de la casa!

    Y ni caso al tema de la moda, que el otro día ibas bien guapa y conjuntada como siempre!

    Responder
  2. Sandra
    21/07/2016 at 13:05 (3 años ago)

    Lorena!!!
    No es rendirse, es bajar el ritmo!
    Muchos ánimos y ójala esa cadera deje de doler! Qué pena que no se te pueda aplicar ningún tratamiento efectivo durante el embarazo!
    Besos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *